El cojín de lactancia o almohada de embarazo ¿Merecen la pena?

Categorías:

En mi caso, el cojín de lactancia está siendo fundamental ahora que ha nacido mi hija, incluso antes durante el embarazo.

En la foto de abajo me tienes dando de mamar a mi pequeña, ayudándome del cojín de lactancia.

cojín de lactancia

Pero ojo, que esto no quiere decir que a ti te resulte igual de útil.

Muchas madres lo compran y al final, por desconocimiento sobre cómo usarlo correctamente o sus múltiples usos, lo acaban dejando de lado.

En este artículo te contaré todo lo que considero que tienes que saber sobre el cojín o la almohada de lactancia, a la vez que te daré una guía de compra para que puedas elegir el cojín que mejor se ajuste a tus necesidades.

Al final con toda la información, podrás valorar si realmente crees que necesitas uno o no.

¿Qué es un cojín de lactancia?

La lactancia materna es una de las etapas más importantes para garantizar el correcto desarrollo del bebé, aunque también puede resultar de las más duras.

Cualquier objeto que nos ayude con ella bienvenido sea.

Eso sí, sabiendo cómo y cuándo debemos utilizarlo. De lo contrario, más que beneficiarnos, podría perjudicarnos.

Y ojo porque también hay mujeres que no estarán cómodas al usarlo, tanto durante la lactancia como en el embarazo.

Muchas veces puede resultar un tanto incómodo sostener al niño mientras amamanta, en especial si la madre ha sido sometida a una cesárea.

Afortunadamente, el cojín de lactancia es el invento para solucionar este problema.

El cojín de lactancia es un producto diseñado para ayudar a la madre a sostener al bebé mientras amamanta, aportando así una mayor seguridad.

Cada uno de estos cojines está fabricado con formas y consistencias específicas que permiten reducir la tensión que se acumula en los brazos, el cuello y los hombros de la mamá.

De esta manera, la lactancia será un trabajo más sencillo y con seguridad garantizada.

A esto hay que sumarle que estos cojines no solamente le aportan comodidad a la madre, sino también al pequeño bebé, quien podrá alimentarse desde un pequeño nido acolchado y suave.

cojin-lactancia

¿Por qué utilizar un cojín o almohada de lactancia?

Para garantizar que el proceso de lactancia se lleve a cabo de la mejor manera, es importante que el bebé esté correctamente ubicado en el seno de su madre.

Si esto no ocurre, no solo será incómodo para ambos, sino que incluso el bebé puede acumular gases o interrumpir su proceso digestivo.

Es fundamental que la madre tenga los hombros, la espalda y los brazos relajados al momento de sostener a su hijo.

Sin embargo, esto se puede complicar si el bebé es pesado, haciendo que la mamá tensione los músculos para poder sostenerlo correctamente. 

Por su parte, también es indispensable que el bebé se encuentre ubicado a una altura adecuada y cerca del pecho de su madre.

También, el cuerpo del pequeño no puede estar encorvado, sino más bien alineado y mirando hacia su mamá

El cojín de lactancia es el producto ideal para cumplir con todos estos requerimientos, ofreciendo así al pequeño un ambiente agradable para amamantar y alimentarse, a la vez que resguarda su seguridad.

Y es que con él se asegura una correcta posición durante la lactancia, siempre y cuando se utilice correctamente.

En este punto también es importante resaltar que existen diferentes posiciones para amamantar, aunque de todo ello hablo en profundidad en el curso de preparación al parto online, donde tienes varias clases teóricas y prácticas dedicadas a la alimentación del recién nacido. 

Por ejemplo, la posición más común para hacerlo es la conocida como “cuna”, donde el bebé se encuentra acostado de lado y su cabeza descansa en el antebrazo de la madre y el pecho se sostiene con la mano. 

Así como existen diferentes posiciones para amamantar, también existen distintos tipos de almohada de lactancia, cada una ajustada de acuerdo a cada necesidad.

Principales tipos de cojín de lactancia

1. Cojín con forma de “U”

El cojín de lactancia o almohada de embarazo ¿Merecen la pena? 2

La foto de arriba corresponde con el modelo Niimo, el que suelo recomendar entre los cojines de este tipo.

Los cojines de lactancia en U se caracterizan por poseer una forma de herradura.

Gracias a ello se colocan alrededor de la cintura de la madre, para posteriormente ajustarse de tal forma que el bebé pueda recostarse encima del cojín.

Por supuesto, existen diferencias con respecto al tamaño y la dureza del material con que se elabore este tipo de almohada de lactancia. Incluso, en algunos modelos se ha incorporado una zona más elevada donde se debe recostar la cabeza del bebé.

La principal ventaja de este tipo de almohada de lactancia es que no son tan voluminosas, lo que facilita su transporte.

Además, suelen ser bastante firmes y estables, ofreciendo un mayor grado de soporte para el pequeño. 

Prefiero los cojines de serpiente porque , por lo general, en estas no puedes moldear su forma.

2. Cojín con forma de serpiente

El cojín de lactancia o almohada de embarazo ¿Merecen la pena? 3

Se trata de mi favorito y el que yo uso habitualmente.

Los que yo recomiendo habitualmente son los de la marca Koala Babycare y Medela (este último es el que tengo yo).

Es un cojín de lactancia alargado y, a diferencia del tipo anterior, es abierto como si se tratara de una serpiente grande.

Por lo general, este tipo de almohadas tiene un relleno bastante blando y manejable, permitiendo así que el cojín se pueda adaptar fácilmente a las necesidades tanto de la madre y como del bebé.

El hándicap que le veo a este cojín es que suelen ser de gran tamaño, por si quisieras llevártelo de viaje (por ejemplo).

Sin embargo, algunas madres también lo utilizan durante el embarazo, ya que se pueden recostar en él sin ningún problema. 

Yo misma lo he utilizado cuando mi barriga de embarazada empezaba a ser considerable.

3. Otros tipos de cojines

Los cojines de lactancia no solamente se pueden diferenciar de acuerdo a su forma, sino que también existen cojines fabricados con distintos materiales y que disponen de distintos accesorios adicionales para ofrecer mejor funcionalidad.

Por ejemplo, existen cojines de lactancia que están equipados con protectores para prevenir derrame de líquidos (como orina, vómito, etc.).

Incluso existen modelos que poseen bolsillos para que la madre pueda tener a mano diferentes artículos como es el caso del modelo Theraline.

Independientemente del cojín de lactancia que elijas, la mayoría de las opciones disponibles en el mercado están fabricados con materiales antialergénicos y poseen fundas lavables. 

Por ello, tu elección debe basarse principalmente en tu presupuesto, necesidades y requerimientos.

En estos casos, también es recomendable que acudas a una matrona para pedirle consejo al respecto.

¿Cómo usar el cojín de lactancia?

Los cojines de este tipo son bastante fáciles de utilizar.

Para empezar, basta con que pongas la almohada de lactancia alrededor de la cintura de la madre, para luego ubicar al bebé encima de él.

Haciendo esto, el niño quedará cerca del pecho materno sin necesidad de realizar ningún esfuerzo, ya que él queda elevado a la altura deseada gracias al apoyo suministrado por el cojín.

Por supuesto, en este punto también es fundamental destacar que todo dependerá de la altura, el tamaño y el peso que posea el bebé, así como también de la forma del pecho de la madre.

Independientemente de estas características, lo más importante es que el cuerpo del bebé esté correctamente alineado, que su cabeza esté justo en frente del pecho de su madre y que el pezón (como referente táctil) se sitúe en dirección a la nariz o labio superior de tu bebé para estimular el reflejo de búsqueda.

Pongamos un ejemplo.

En aquellos casos donde el pecho de la madre es grande y caído, con unos pezones que apuntan hacia abajo, no hará falta elevar al bebé.

Sin embargo, esto no ocurre en madres con pezones pequeños y rectos.

En este sentido, se puede decir que estos cojines son especialmente útiles para madres con pechos pequeños, firmes o con pezones que se encuentren orientados hacia el frente.

De esta forma, el bebé quedará más elevado y mejor orientado hacia el eje del pecho de su madre.

También es fundamental destacar que, al momento de utilizar la almohada de lactancia, no hace falta que la madre sujete su pecho para asegurarse de que el bebé lo agarre.

Lo más recomendable es que el pecho esté en su posición normal, y con la ayuda del cojín hacer que el bebé se adapte a dicha posición. 

En conclusión, aunque hay un uso estándar para el cojín de lactancia, su forma de aplicación puede variar dependiendo de los factores mencionados con anterioridad

El cojín de lactancia o almohada de embarazo ¿Merecen la pena? 4

Ventajas de la almohada de lactancia

Sin lugar a dudas, utilizar un cojín de lactancia te aporta una amplia cantidad de beneficios y es por ello que cada vez más madres deciden utilizar este producto.

Para que tengas una idea más clara al respecto, a continuación te cuento algunas de sus ventajas

1. Brinda una mayor comodidad

El bebé necesita alimentarse todos los días durante sus primeros meses de vida, por lo que para muchas madres este trabajo puede convertirse en algo incómodo si no hay una correcta postura durante la lactancia.

Afortunadamente, el cojín de lactancia te brindará toda la comodidad que necesitas, evitando que tu espalda, cuello y brazo sufran tensiones innecesarias como consecuencia de sujetar a tu bebé.

2. Permite ubicar al bebé en una posición favorable

Como mencioné con anterioridad, es fundamental que el bebé se encuentre en una posición correcta al momento de amamantar.

De esta forma evitaremos que se llene de gases, a la vez que lo ayudaremos para que la experiencia de la lactancia sea correctamente satisfactoria. 

Igualmente, una mala posición durante la lactancia también tiene consecuencias negativas para la madre. Por ejemplo, puede provocar que sus pezones se agrieten, puede ocasionarle dolor, etc.

3. Favorece la comodidad tras una cesárea

El parto por cesárea requiero mayor tiempo de recuperación, por lo que es importante guardar reposo y evitar coger pesos.

Con la ayuda de un cojín de lactancia, la mamá podrá alimentar a su hijo sin necesidad de recostarlo sobre la herida, lo que le ayudará a cicatrizar y sanar mucho más rápido. 

4. Es una herramienta perfecta para amamantar a gemelos

En caso de que se tengan gemelos, la madre podría sentarse en cualquier lugar y utilizar uno de estos cojines para apoyar a ambos bebés y darles de comer al mismo tiempo. Tienes la imagen

De esta manera es posible ahorrar tiempo, sin mencionar que se fomentará la producción de leche en la madre

5. Es bastante útil para bebés prematuros

Los bebés nacidos antes de los 9 meses suelen ser bastante pequeños, lo que puede dificultar ubicarlos cerca del pecho para que amamanten. Con el cojín de lactancia este problema podría ayudar a solucionarlo. 

Incovenientes a la hora de usar un cojín de lactancia

Hay que tener ciertas precauciones con el de este tipo de cojines.

Al usar un cojín de lactancia dejamos de utilizar las manos para dejar al bebé sobre ella.

Esto podría causar malos agarres, lo que derivaría en dolor para la madre y una mala transferencia de leche.

Si ves que al usarlo provoca algún inconveniente, lo ideal sería volver a sujetar el bebé con los brazos.

La imagen tiene un atributo ALT vacío; su nombre de archivo es cojin-lactancia-materna.jpg

Aspectos a considerar al comprar un cojín de lactancia

Llegados hasta aquí, es necesario que tengas en cuenta algunas características si tienes pensado hacerte con uno:

1. Tipo de cojín de lactancia

Existen cojines en forma de “U” y en forma de serpiente. Dependiendo del tipo que elijas, puede que te sea más fácil transportar esta almohada de lactancia, por lo que es importante que evalúes este factor cuando vayas a hacer tu compra.

Por ejemplo, si planeas llevar a tu bebé al trabajo, puedes optar por un cojín en forma de “U”, ya que estos son menos voluminosos y más fáciles de transportar.

2. Ergonomía

El mejor cojín de lactancia es aquel que se adapta correctamente a las necesidades tanto de la madre como del bebé.

En ese sentido, la ergonomía es fundamental: necesitas adquirir un cojín que se adapte correctamente a tu cuerpo

3. Firmeza

Debido a que el bebé descansará sobre la almohada de lactancia, es necesario que este producto sea lo suficientemente firme para la tarea, pero a la vez es importante que también sea blando y suave

4. Material de fabricación de la funda

Para evitar reacciones alérgicas en el bebé, lo mejor es escoger un cojín de lactancia que tenga una funda hipoalergénica. Es decir, que sea fabricada con materiales como el algodón. 

Así mismo, es importante que la funda se pueda retirar con facilidad. De esta manera podrás lavarla sin problema y preservar tu almohada de lactancia intacta durante más tiempo.

5. Tu presupuesto

Finalmente, otro aspecto que debes tener en cuenta al momento de realizar tu compra es el presupuesto que tienes disponible para comprar el cojín de lactancia.

Es fundamental que busques en el mercado un cojín de buena calidad que se ajuste correctamente a tus necesidades monetarias.

Ya te dije mis recomendaciones: el modelo Niimo para los de forma de U, y mis favoritos de forma de serpiente Koala Babycare y Medela.

Otros usos del cojín de lactancia

Aunque se le conozca para su usos durante la lactancia, puedes usarlo durante el embarazo.

Yo por ejemplo, en mi embarazo dormía con él entre las piernas para dormir con ellas elevadas. Aprovechaba también para apoyar mi barriga sobre él.

Ahora que ya ha nacido mi hija, lo utilizo también para tumbarla sobre él en el hueco interior que queda doblándolo 180 grados (el de tipo serpiente).

Conclusión

Piensa bien si realmente vas a sacarle el provecho que deseas antes de adquirir uno. Lo último que me gustaría es que lo compres para tenerlo guardado en su funda.

No olvides tener en cuenta todo lo anteriormente comentado al momento de decidir si te merecerá la pena tener uno o no.

Y si tienes cualquier duda, házmela llegar a través de una consulta online. Estaré encantada de resolverla.

Fotografías: Mothering Touch

¡Comparte este artículo si crees que puede ayudar a más gente!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on telegram
Telegram
Share on pocket
Pocket

También te puede interesar...

Deja un comentario

Protección de datos

¿Embarazada?

Minicurso de preparación al parto

GRATIS

Si quieres llegar al parto más segura, confiada y preparada, y además de forma gratuita, te he preparado una secuencia de emails donde vas a aprender cómo hacerlo.